La pandemia y los últimos acontecimientos en el mundo nos han dejado una gran afectación en la economía y con ello se crea la incertidumbre para muchas empresas. Para hacer frente y mitigar la epidemia causada por el SARS-CoV-2 (coronavirus).

Lugares sin ventilación un foco rojo para contraer COVID-19.

Lugares cerrados con aires acondicionados tienen mayores riesgos de transmisión de enfermedades infecciosas.
Los sistemas de ventilación natural bien diseñados pueden ser más efectivos que el aire acondicionado para promover un control efectivo de infecciones, al aumentar el número de intercambios de aire.

Según el Dr. Francisco Moreno, encargado del programa COVID-19 del hospital ABC en ciudad Nezahualcóyotl, es necesario una buena ventilación que ayude a que el virus caiga y no esté recirculando en el ambiente.

La ventilación es un factor importante para evitar que el virus que causa la COVID-19 se propague en espacios interiores. A continuación, se presentan algunas medidas que pueden mejorar la ventilación interior:

Aumente el flujo de aire total en los espacios ocupados.
• En todos los lugares de trabajo, escuelas y alojamientos turísticos, debe haber aire puro y limpio.

La OMS recomienda que se aumente la tasa de ventilación por medios naturales o mecánicos, preferiblemente sin reciclar el aire.

Es importante abrir las ventanas con más frecuencia para renovar el aire y reducir al mínimo el aire que sopla de unas personas a otras. Sin embargo, en lugares donde no es posible la entrada de aire exterior. El uso de ventiladores de techo puede mejorar la circulación del aire y evitar el estancamiento de bolsas de aire en los espacios ocupados.

 

Leer sobre: previene contagios con ventiladores HVLS